lunes, 27 de julio de 2009

FAMILIA FELIZ


Familia feliz Con mis cinco queridos, amados y adorados
hijos. Diego Odín, Viviana, Daniela, Cristhian y Deborah. El del
centro, ¡por supuesto!, soy yo.




MIS HIJOS

Mis hijos
son mis hijos
y quien los busque
dividir el diablo
lo visitará.

Mis hijos
son mis hijos
y de nadie más.
Nadie, por más
que se esfuerce,
me los va
a quitar.

Mis hijos
son mis hijos
y no habrá
maldad
en el mundo
que nos
logre separar.


El amor
de un padre
no tiene
igualdad
con el de la
madre eterna
y sin igual,
pero sin
un padre
la vida
nunca nacerá.

Mis hijos
son mis hijos
queridos
y mimados
desde
el nacimiento
a la eternidad.


Los amo
infinitamente
a todos
por igual
y ellos
a mi de
idéntica
manera,
por eso
no existe
y nunca
existirá,
demonio
tan malévolo
que nos
pueda dañar.


Mis hijos
son mis hijos
en el bien
y en el mal.
Han nacidos
ángeles
eternos
que Dios
me los
envió
a cuidar.


Mis hijos
son mis hijos
y por más
que pretendan
no hay poder
en el universo
que pueda
separar
el amor
que anida
en nuestro
corazón.


Mis hijos
son mis hijos,
los hijos
de la vida,
el amor,
y la fe
y nunca
habrá lucha
entre
hermanos
porque
es terreno
de Satán.


Mis hijos
son mis hijos
en el bien
y en el mal,
y el gran
Señor
castigará
a quien
siembre
rencillas
en sus
tiernas
y nobles
almas.