viernes, 26 de septiembre de 2014

LADRÓN DE RECUERDOS


Chan-Li, el protector de los libros sabios.
Pintor: Diego Fortunato
Técnica: Tinta china y acrílico sobre cartulina.
Tamaño: 21x29,7 cm.
Año: 2005
Serie: EL LENGUAJE DEL ZEN
Colección Privada familia Huan Tie.




LADRÓN DE RECUERDOS

Busco sobre
las estepas del gris,
en las redondeces
de la memoria,
sobre las sombras
de las horas idas
y encuentro
el vacío de la nada
que me sonríe
como niña sorprendida.

Giro los ojos del pasado
hacia las profundidades
y un oscuro camino
que por instantes se ilumina,
indica el paso,
corto y escarpado,
hacia el ayer.

No hay rosas ni violetas
menos cosas benditas.
Ramas de terciopelo
o faroles de agua dulce.
Tampoco polvo,
lluvia o tormentas…
Pero es la vía.

Llego al final del sendero
agotado, pero sereno.
En el rincón más oscuro
encuentro un cofre,
que en una época fue reluciente,
con su boca abierta,
como pidiendo clemencia.
A pasos lentos me acerco.
No hizo falta más,
 sólo dos pisadas.
Todo olía a estiércol.
Un caballero andante,
quizás un gitano,
un pirata o un fantasma
montado en un corcel
vestido de rabia
se había robado mis recuerdos,
mi historia,
la que creía no valía nada.
Ahora sólo soy el presente.
No hay pasado,
sólo un futuro incierto
que algún día
pertenecerá a los recuerdos.



La poesía LADRÓN DE RECUERDOS forma parta del poemario ACORDES DE VIDA  de Diego Fortunato.







Libros de Diego Fortunato en papel y en digital (Novelas poemarios, ensayos y teatro) los puedes conseguir en




martes, 16 de septiembre de 2014

LA SOCIEDAD DE LOS POETAS LIBRES


El descanso
Pintor: Diego Fortunato
Técnica: Acrílico sobre tela
Medidas. 122 x 76.5 cm
Serie: Mujeres de piel de sombra
Año: 1985
Colección: Familia Nocerino

LA SOCIEDAD DE LOS POETAS LIBRES
              A todos los soñadores que pincelan palabras.

En un mundo ignoto
de pensamientos vivía
una sociedad secreta tan hermética
que los fantasmas de las ideas
decidieron investigar su paradero.
Surcaron montañas de letras,
consonantes, pronombres y verbos.
Remontaron ríos plagados
de preposiciones, artículos y acentos.
Una avalancha de adjetivos
casi los tapia entre lanzas de diptongos
y las letales rimas mientras pasaban
un destartalado puente colgante
hecho de fibras de sujetos
y pretéritos imperfectos.
Sin aliento, llegaron a la cima.
Adheridos a una lustrosa pared de comas
pasaron sobre los resbaladizos
puntos suspensivos
y de pronto, allí estaban,
frente al majestuoso
y señorial punto final
flanqueado por dos rudos
puntos y coma
que terciaban en sus pechos
un enjambre de cartuchos
de interrogantes
y en las manos asían
cuatro fuertes e insensibles dos puntos.
Recobradas las fuerzas,
tambaleantes
los fantasmas de las ideas
le preguntaron:
¿Qué debemos hacer
para tener el honor
de ser miembros
de vuestra distinguida sociedad?...
¿Qué méritos alcanzar
y cuál la cuota a pagar?
El privilegio es simple,
contestó el Rey de los puntos,
tanto que no se necesita mucho:
Es tomar amor, sueños y fantasía
y juntas lanzarlas en un bosque
repleto de pasión, ilusión y sentimientos.
Cuando comienza a oler a esperanza
se adereza con un poquito de dolor,
se le echa dos gramos de realidad
y cuatro cucharadas de imágenes
surtidas en sublime amor
y dos hojas de llanto picante
cultivadas en el corazón.
Cuando la cocción
pasa de las horas del pensamiento
ha llegado el momento ideal
de ponerlo a enfriar
no sin antes darle otro toque
del más puro amor.

Después, sólo una palabra…
y detrás de ella otra cabalgando
sobre una más lejana y ésta corriendo
con alegría tras otra que busca la libertad.


El poema LA SOCIEDAD DE LOS POETAS LIBRES forma parte del poemario
CARICIAS AL TIEMPO de Diego Fortunato, disponible en todos los formatos en http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss_1?url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=diego%20fortunato&sprefix