Mostrando entradas con la etiqueta SERIE BAILARINAS INFINITAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SERIE BAILARINAS INFINITAS. Mostrar todas las entradas

sábado, 9 de junio de 2012

LA GOLONDRINA ESCAPADA DEL HORIZONTE


La golondrina escapada del horizonte (2006)
Pintor Diego Fortunato
Acrílico sobre tela 60 x 40 cm.
Serie BAILARINAS INFINITAS
COLECCIÓN PRIVADA:
Familia González-Fortunato La Rosa




Sylvie Guillem, bailarina modelo del cuadro.






LA GOLONDRINA ESCAPADA DEL HORIZONTE


Mis ojos bohemios
surcaban el horizonte
desdibujado de luz y olvido
cuando de pronto
vi a una golondrina
que parecía perdida
regresar con canto
de vida al nido.

Un perfume
de dulce esperanza
inundó a su paso mi pincel
que sobre el lienzo
vestido de azul pastel
con esbozos de madreperla
vibró con latido fiel.

Dócil y placentero
el día se fue acurrucando
en los brazos de la noche
porque había nacido
una golondrina
con alas de poesía.

Allí, desde su pequeño nido,
construido de blanco lino,
en vigilia permanente de paz y amor
señala bendita el sendero
de la felicidad y quimeras soñadas
a mi adorada y dulce hija.

La última vez que la vi
surcaba llena de dicha
mares y océanos,
montes, colinas y ríos
para volver a los brazos
de la libertad concedida.

Ahora está lejos, muy lejos,
pero tan cerca de mi corazón
que en un soplo puedo tocarla.

El pintor, poeta, novelista y ensayista Diego Fortunato con sus hijas
 Viviana y Daniela en Milán (Italia).

miércoles, 17 de agosto de 2011

EN EL NIDO DE LA ROSA


El pintor Diego Fortunato en el Gran Hotel Timeo,
(Taormina, Sicilia), donde su obra está presente
en colecciones privadas y en la Galería La Corinicia,
 de Milazzo.

En el nido de la rosa (2008)
Pintor Diego Fortunato
Acrílico sobre tela 120 x 90 cm.
Serie BAILARINAS INFINITAS

En venta
Bs. 6.000
telf. 0412 -556.4954


Los genios y yo
LOS ZURDOS MÁS FAMOSOS
 DE LA HISTORIA
Cecilia Ruiz de Ríos
Hace poco, recibí un e-mail procedente de un general vietnamita quien me solicitaba información sobre los personajes históricos que fueron zurdos como él. Llamados southpaws en inglés, los zurdos eran presa favorita para los inquisidores pues consideraban que tenían antecedentes brujiles, y muchos zurdos fueron quemados también en la Edad Media.
Entre los presidentes gringos, varios de ellos escribían con la mano izquierda. James Garfield, quien murió a causa de mala praxis médica y no como consecuencia de la bala que recibió en un atentado, Herbert Hoover, Harry Truman (quien fue el compasivo que dejó caer dos confititos explosivos sobre Hiroshima y Nagasaki), Gerald Ford (bajo su mandato, los gringos aprendieron a ahorrar combustible por primera vez en la vida), el ex cowboy barato Ronald Reagan, George Bush padre y el alborotado Bill Clinton todos firmaban con la manito izquierda. En la historia gringa, el genial Benjamín Franklin (quien además de ser gran estadista era un multifacético sabio que inventó los lentes bifocales), el presidente Barack Obama, el primer negro en llegar al presidencia de USA, el general confederado N.B.Forrest (quien se vio en serios aprietos en la Guerra Civil gringa), Albert Henry De Salvo (más tristemente conocido como el estrangulador de Boston), el pistolero Billy the Kid y el asaltante de bancos John Dillinger fueron también zurdos.
Desde la antiguedad, la historia ha sido redactada por un buen número de personajes con su mano izquierda. La gran heroína francesa y hoy por hoy venerada santa patrona de los galos Juana de Arco (para colmo el hecho de ser zurda fue un factor más para ser considerada bruja por los oscurantistas que la condenaron a ser un asado sin sal ni pimienta), el monarca inca Lloque Yupanqui, el faraón egipcio Ramsés II, los césares romanos Tiberio y Julio César (quien era ambidextro en sus preferencias sexuales y murió por hierro a como vivió), el conquistador macedonio Alejandro Magno, el emperador unificador de las Galias Carlomagno, el pétit general Napoleón Bonaparte y su primera esposa la casquivana Josefina de Beauharnais, el pusilánime soberano francés Luis XVI, los monarcas ingleses Victoria (la regordeta archipudibunda), Jorge II, el inservible y zángano Jorge IV, Eduardo III (a causa de una embolia que le paralizó el lado derecho del cuerpo) y la actual Elizabeth II son perfectos ejemplares de regios zurdos. Entre los políticos de fama mundial, el barbudísimo cubano Fidel Castro prefiere la izquierda hasta para escribir, e igualmente el ex mandatario israelí Benjamín Netanyahu también escribe con esa mano.
Zurdos notables en la ciencia y entre inventores fueron Henry Ford (a quien le debemos el auto), el físico judío Albert Einstein, el multifacético renacentista Leonardo Da Vinci (a causa de una lesión en la mano derecha), y Augusto Piccard (inventor de el batíscafo).
Entre músicos y figuras del espectáculo, Carlos Felipe Emmanuel (hijo del célebre Juan Sebastian Bach), Glenn Campbell (quien nos fascinó con su Rhinestone Cowboy), Vicki Carr, Natalie Cole (hija del inmortal morenazo Nat King Cole), Kurt Cobain (bandleader de Nirvana que se suicidó de un tiro en la sien), Judy Garland (quien nos fascinó en el Magho de Oz), el gran guitarrista negro Jimmy Hendrix, el trompetista Chuck Mangione, Sir Paul McCartney (ex Beatle ahora investido de par del reino), Cole Porter (uno de los mejores autores gringos), el pianista-compositor-director de orquesta ruso Sergio Rachmaninoff (quien salió huyendo como cachinflín de su país cuando triunfó la Revolución de Octubre), el compositor y pianista francés Maurice Ravel, el novelista, poeta y pintor Diego Fortunato, el morenazo Seal (autor del hit "Beso de una Rosa"), el cantautor Paul Simon, el comediante Charles "Charlot" Chaplin, el guapo chaparro Tom Cruise, la inolvidable Olivia de Havilland (¿la recuerdan en "Lo que El Viento se llevó" ?) los actores Robert De Niro, Richard Dreyfuss, Cary Grant, Ryan O´Neal (¿lo recuerda en "Historia de Amor" antes que se hiciera un chele flojo y espantoso?), Steve McQueen, el pelón Telly Savalas, el ruidoso irlandés Mickey Rourke, el rudo Sylvester Stallone, Anthony Perkins (el "Norman Bates" de "Sicosis" que acabó muriendo de SIDA), Rex Harrison (incomparable en My Fair Lady), Peter Fonda y el bellísimo Rock Hudson destinado a morir de SIDA, así como las actrices Marylin Monroe, Shirley MacLaine, Jean Seberg, Eva Marie Saint (¿la recuerdan como Kitty en "Exodo"?), Kim Novak, Joanne Woodward (esposa de Paul Newman), Brenda Vaccaro, Goldie Hawn, la misteriosa y bisexual sueca Greta Garbo, Diane Keaton (ex pareja de Woody Allen), la comediante negra Whoopie Goldberg y Tippi Heddren (mamá de Melanie Griffith y heroína de "los Pájaros" de Hitchcock).
El mimo francés Marcel Marceau también es zurdo, al igual que los grandes pintores Alberto Durero, Hans Holbein (quien engañó a Enrique VIII de Inglaterra pintando un retrato favorable de Ana de Cléves, quien era más espantosa que una deuda millonaria), Paul Klee, el mujeriego y sádico español Pablo Picasso, el italiano Rafael y el cascarrabias genial quien pintó los frescos de la Capilla Sixtina en medio de pleitos con el papa Julio II (Miguel Ángel Buonarotti).
Criminales como Jack el Destripador y el verdugo turco al servicio del sultán otomano Ibrahim El Desquiciado usaron la mano izquierda para cometer atrocidades. Este verdugo turco, Alí Boukmer, ató los costales de las más de 200 mujeres del harén de Ibrahim cuando éste en un ataque de ira resolvió ahogar a todo su harén en las aguas del Bósforo. En el mundo del deporte, grandes atletas como Edson Arantes do Nascimento (más conocido como Pelé, La Perla Negra del soccer), Romario y el controversial argentino Diego Armando Maradona son prominentes zurdos, mientras que la patinadora Dorothy Hamill, el decatlonista Bruce Jenner y el gran nadador gringo Mark Spitz también son zurdos.




VISITA MIS BLOG
Y VERÁS MUCHO MÁS
PUEDES BAJAR GRATIS
MIS POEMARIOS, NOVELAS, ENSAYOS
Y OBRAS TEATRALES
Y SI EN Google PONES Diego Fortunato, pintor
Y LE DAS UN CLICK A IMAGENES, VERAS MUCHO MÁS.

viernes, 4 de diciembre de 2009

EN EL NIDO DE LA ROSA


Diego Fortunato y Brigitte Nielsen.

Primera bailarina Alessandra Ferri (Modelo del cuadro).
En el nido de la rosa (2008)
Pintor: Diego Fortunato
Acrílico sobre tela 120 x 70 cm.
Serie: BAILARINAS INFINITAS


A LA VENTA


Lo recaudado será destinado a la
FUNDACIÓN NIÑOS ARTISTAS DICAPACITADOS
EN EL NIDO DE LA ROSA


Seducido
por la misteriosa
belleza y perfume
inmaculado de las rosas,
tomé paleta y pincel,
salpiqué con desenfado
unos colores sobre la tela
y comencé a soñar despierto.

Son tan delicadas…
Tan hermosas…
No importa sin son blancas,
rosas, rojas o color marfil,
que de sólo verlas siento
presenciar el nacimiento
de un hermoso querubín
con suaves mejillas
moteadas de carmín.

En armoniosa melodía
el pincel de la imaginación
me llevó a penetrar su nido
lleno de enigmas y fantasías.
Sentí su corazón latir cerca de mí.
Era como observar todos
los sueños de la humanidad
juntos en solo verso.

De la paleta explotó el color
y regó el lienzo de vida.
Luego vino el blanco
y los espirales de verde tallo
con sus raíces de amarillo
macerado en el tiempo,
hasta que de su centro nació
lo que me había imaginado:
una bailarina preámbulo
de dioses y alma de rosa.

¡Al fin la terminé!…
Está ahí, despierta, viva,
mirando sorprendida
el mundo que le di
atrapada en el frágil lienzo
que ahora es su prisión.

¡Oh, locura!... ¡Por qué lo hice!
¿Por qué la condené
a la demencia
de la vida terrenal?...
Me arrepiento… ¡Lo juro!
Esperaré callado
el castigo
por tan cruel
y despiadado sacrilegio.






















miércoles, 2 de diciembre de 2009

EN EL PRADO DE LOS LIRIOS SALVAJES

Alina Cojocaru (Modelo del cuadro).

En el prado de los lirios salvajes (2009)
Pintor: Diego Fortunato
Acrílico sobre tela 120 x 80 cm.
Serie: BAILARINAS INFINITAS
A LA VENTA
Lo recaudado irá a beneficio de la
FUNDACIÓN NIÑOS
ARTISTAS DISCAPACITADOS
EN EL PRADO DE LOS LIRIOS SALVAJES

Una tarde,
cuando los bostezos
se teñían de laurel,
comencé a pintar
un cuadro al desdén.
Ah, por si no lo sabían,
además de poeta,
título que me he ganado
pincelando palabras
durante una existencia,
también soy pintor
y, por supuesto,
un poco o bastante
loco, dependiendo del cristal
o de la enardecida envidia
con la que se me mire.

Pues sí, desfloré
casi sin querer aquel lienzo
inmaculado, blanco,
virgen de pureza total,
y sobre el comencé
a depositar mis sueños.

Una pincelada,
después otra.
El verde, el rojo rubí
y el grácil violeta
comenzaron a danzar
y fundirse en arcoiris
de placer y sentimiento.

Mis ojos brillaron
con sublime apreciación
y los pinceles siguieron
la ruta de los dioses
creando un mundo
hasta entonces desconocido
por mis sentidos.

Y así, poco a poco,
todo fue tomando forma
hasta que de su centro
sereno emergió una bailarina,
de esas que yo
había imaginado infinitas.

Seguí con mi pincel en alto,
pero ahora escribiendo
una poesía sobre aquel lienzo
que hablaba de vida.

Como venida de lo eterno
saltó del infinito una bella
y delicada ninfa vestida
de verde prado con corpiño
de filigranas de negro azabache
y destellos de rojo amor.

Quise penetrar la tela
y tomarla entre mis brazos.
No me atreví… Jamás lo haría.
Sería un sacrilegio de pintor
y poeta que jamás me perdonaría.

Ella seguirá virgen,
pero sola, presidiendo
un cuadro pincelado
con los colores del sentimiento
que algún día será famoso
y que al capricho del viento titulé
“En el prado de los lirios salvajes”.

Son cosas del amor, de los sentimientos.


jueves, 3 de septiembre de 2009

LA GOLONDRINA ESCAPADA DEL HORIZONTE


La golondrina escapada del horizonte (2008)
Pintor Diego Fortunato
Acrílico sobre tela 60 x 40 cm.
Serie: BAILARINAS INFINITAS
Colección Privada familia González F. La Rosa (Milán, Italia)



BAILA CON LAS ESTRELLAS
Todo es luz
donde hay amor.
Donde las estrellas
bailan sin temor.
Es el tiempo
el que sueña.
La vida baila
sin miedo
en el arcoiris
de la existencia.
Baila al vaivén
de las cuerdas
del violín,
en el sonido
que te lleva
hasta el fin
de los tiempos.
Baila…Baila
con las estrellas
en su regazo de paz
y déjate llevar
a la ventura.
Baila… Baila libre
sobre la felicidad,
en su brillo,
en la libertad
que acaricia
las horas
de paz infinita.
Baila … Baila
con las estrellas
.



EL pintor, poeta y novelista Diego Fortunato en Madrid,
al lado de la estatua de Federico García Lorca.

viernes, 7 de agosto de 2009

EN EL NIDO DE LA ROSA


En el nido de la rosa (2008)
Pintor: Diego Fortunato
Acrílico sobre tela, 120 x 90 cm.
Serie: BAILARINAS INFINITAS
  • A LA VENTA

Lo recaudado irá a beneficio de la

FUNDACIÓN NIÑOS ARTISTAS DISCAPACITADOS




EN EL NIDO DE LA ROSA


Seducido
por la misteriosa
belleza y perfume
inmaculado de las rosas,
tomé paleta y pincel,
salpiqué con desenfado
unos colores sobre la tela
y comencé a soñar despierto.

Son tan delicadas…
Tan hermosas…
No importa sin son blancas,
rosas, rojas o color marfil,
que de sólo verlas siento
presenciar el nacimiento
de un hermoso querubín
con suaves mejillas
moteadas de carmín.

En armoniosa melodía
el pincel de la imaginación
me llevó a penetrar su nido
lleno de enigmas y fantasías.
Sentí su corazón latir cerca de mí.
Era como observar todos
los sueños de la humanidad
juntos en solo verso.

De la paleta explotó el color
y regó el lienzo de vida.
Luego vino el blanco
y los espirales de verde tallo
con sus raíces de amarillo
macerado en el tiempo,
hasta que de su centro nació
lo que me había imaginado:
una bailarina preámbulo
de dioses y alma de rosa.

¡Al fin la terminé!…
Está ahí, despierta, viva,
mirando sorprendida
el mundo que le di
atrapada en el frágil lienzo
que ahora es su prisión.

¡Oh, locura!... ¡Por qué lo hice!
¿Por qué la condené
a la demencia
de la vida terrenal?...
Me arrepiento… ¡Lo juro!
Esperaré callado
el castigo por tan cruel
y despiadado sacrilegio.

jueves, 30 de julio de 2009

EN EL PRADO DE LOS LIRIOS SALVAJES


En el prado de los lirios salvajes (2007)
Autor: Diego Fortunato
Acrílico sobre tela 120 x 90 cm.
Serie: BAILARINAS INFINITAS
LA CULPA



Reía como un loco,
de felicidad y quimeras.
Estaba sólo,
apoyado de un sueño,
y de pronto ante mis ojos
apareció una imagen incolora.
Sabía quién era, pero dudaba
en saludarla, porque, por su cara,
presentía que algo turbio se traía.
Apacigüé los sentidos y como hombre
vivido me dispuse a escuchar su pena.
Soy el juez, me dijo, y quiero oír
de tu boca y aliento lo que presiento.
No se a que has venido,
pero juro que en mi vida no hay delito
que deba confesar, objeté buscando alivio.
¡Si hay uno!, contestó altanero,
y aunque seas bien nacido,
debo endosar tú culpa en el camino.
¿Cuál culpa?, pregunté con inocencia…
¡La de haber vivido!,
imprecó con impertinencia.
Pensé por unos instantes
y enseguida respondí:
La culpa es amor marchito,
las mentiras y el engaño,
los hábitos malsanos y los años sufridos.
Enmudeció por instantes,
luego balbuceó y sin querer,
de su garganta brotó: ¡Soy El Juez!...
La culpa es mi dominio y no habrá hombre
en la tierra que escape a mis designios…
¡Soy El Juez!, volvió a mascullar
con asco contagioso…
Dices palabras
que no concibo en mi vocabulario,
pronuncié resuelto.
Entonces... Si no me entiendes, diré:
La culpa es grande y poderosa,
tiene aliados impensados,
entre ellos bribones, magistrados y religiosos,
psiquiatras, políticos, médicos y loqueros
y locos enteros que sirven a mis intereses.
Me conmoví tanto,
que mis emociones regresaron.
No pude pensar, tampoco dudé,
y con palabras arrebatadas de Dios, le dije:
“Donde nace la aurora
nace la esperanza y con ella la vida
y donde hay vida hay amor
y la culpa es sepulcro del perdón”.
Eran frases que había inventado por miedo.
Un ardid para evadir la culpa.
Una sonora carcajada
retumbó a mis espaldas.
¡La culpa, escuché decir,
nunca dejará de existir!
Dije, entonces: ¡Basta!...
¡Dios, condena mis pecados!
Se movió la tierra…
El hombre renació aquel día.
El olivo, la pez perdida,
los ángeles, la esperanza,
los santos, las vírgenes de toda mi vida,
las rosas, blancas y rojas,
y el canto de las perdices
volvieron a la vida
aquel día que naufragó el olvido.
No pude resistir
y en voz ahogada y firme grité:
¡Donde hay amor no hay temor sino vida!…
Después, años después,
cuando el tiempo
se perdió en la lejanía,
volví a mis encierros,
a mis locuras, a mis vidas vividas.
Quise saber qué pasó
en el tiempo después del entierro
de la locura total.
En fin, quería preguntar: Dé quién es la culpa:
¿Del hombre o del ser?…
¿De sus acciones o defectos?...
¿Hay cordura en la culpa?…
¿Cuál es el principio, cuál el fin?

viernes, 24 de julio de 2009

EN EL NIDO DE LA ROSA




En el nido de la rosa (2008)
Autor: Diego Fortunato
Serie BAILARINAS INFINITAS
Acrílico sobre tela 120 x 90 cm.
COLECCIÓN PRIVADA Familia González-Fortunato La Rosa



LADRÓN DE RECUERDOS

Busco sobre
las estepas del gris,
en las redondeces
de la memoria,
sobre las sombras
de las horas idas
y encuentro
el vacío de la ausencia
que me sonríe
como niña sorprendida.

Giro los ojos en el pasado,
hacia las profundidades,
y un oscuro camino
que por instantes se ilumina,
me indica el paso,
corto y escarpado,
hacia el ayer.

No hay rosas ni violetas
menos cosas benditas.
Ramas de terciopelo
o faroles de agua dulce.
Tampoco polvo,
lluvia o tormentas…
Pero es la vía.

Llego al final del sendero
agotado, pero sereno.
En el rincón más oscuro
encuentro un cofre
que en una época fue reluciente,
con su boca abierta,
como pidiendo clemencia.
A pasos lentos me acerco.
No hizo falta más,
sólo dos pisadas al vacío.
Todo olía a estiércol…
Ya no había nada.
Un caballero andante,
quizás un gitano,
un pirata o un fantasma
montado en un corcel
vestido de rabia
se había robado mis recuerdos,
mi historia,
la que creía no valía nada.
Ahora sólo soy el presente.
No hay pasado,
sólo un futuro incierto
que algún día
pertenecerá a los recuerdos.