domingo, 2 de diciembre de 2018

ESTABA RECOSTADO DE UN DESEO

La maja indígena (1987)
Pintor Diego Fortunato
Acrílico sobre cartón 66 x 48 cm.
Colección Privada.




ESTABA RECOSTADO SOBRE UN DESEO


Tirado en noche
oscura sobre el verde
y oloroso prado salvaje
y al abrigo de un paraguas
de estrellas, miraba al cielo
en busca de un lucero fugaz
para pedirle un deseo.

Estaba alejado del mundo,
de sus guerras criminales,
de sus odios infernales,
de sus luchas malditas
y violencia materialista.

Estaba ahí, donde la paz
puso su nido. Donde Dios
hace la siesta en días festivos.
Alejado de la eternidad
de las horas opacas y sin sentido.
De las luchas estériles de los poseídos
por el olor del dinero y la riqueza perversa.

Estaba en esa gran sabana,
hoy ungido paraíso terrenal,
que aún no ha sido contaminado
por la civilización siniestra y letal.
Estaba entre seres puros en humildad,
en el único recodo que se ha salvado
de la rapaz garra sucia e inmoral.

No sé si me perdonarán
mis hospedantes, los sabios
pemonesarekunas y demás,
pero se me hace necesario
revelar dónde estaba a fin
de enseñar al mundo
el ejemplo que ustedes dan.

Quizá los haré más adelante,
pero antes quiero terminar
con lo que había comenzado:
La noche se teñía de azul oscuro,
de ese color que nadie ha visto
ni yo sé descifrar. Mis ojos bien directos
no dejaban de apuntar al cielo,
mientras mis labios se desdibujaban
sin querer en sonrisa placentera.
No hay palabras, ni mano humana
que pueda atrapar ese momento.

Mientras suspiraba apareció una,
después otra y luego una legión más.
Eran tantas y tan rápidas,
que se me olvidaron los deseos.
Cerré los ojos suavemente y pensé:
Necesito un sólo deseo
para todas ellas y que todas juntas
logren realizarlo. Volví a suspirar
y pronto dije en mis adentros: “Señor,
Dios mío, devuélvele al ser humano
la espiritualidad perdida… ¡Por favor!”.

Al instante abrí los ojos y desde la pérgola
del cielo, las estrellas aún fluían
con fulgor, rapidez y reluciente armonía.
Parecían fuegos artificiales venidos
de las bóvedas del infinito desconocido.
¡Qué espectáculo tan magistral que ojos
humanos y radiantes pudieron ver y maravillar!

Me incorporé tranquilo. Sacudí
alguna paja que se había adherido
a mi camisa de lino y caminé lento
hacia la churuata, una especie de castillo
tejido con telarañas de palma moriche.
Suspiré otra vez, esta vez aún más profundo,
que creo que hasta en el fin del mundo
se escuchó su sentir. Acordeones,
una flauta y un violín sonaron en mí ser,
muy adentro, tanto que aún lo siento.
Fue la señal, no sé. No me atrevo a predecirlo.
Lo único que sé es que mi deseo pronto
se cumplirá porque el mundo ansioso está.

Volviendo a lo otro,
con mucha pena y obediencia
debo decir que me fue negado
y al mismo tiempo yo me lo he prohibido,
revelar dónde queda mi paraíso terrenal.
Está en la Tierra, claro está.
Ni tan cerca ni tan lejos, dependiendo
de donde usted está. Pero una cosa
es cierta :¡Ahí no hay maldad!

Una pista les he dado
porque así me fue permitido.
No hay mal sentido en este relato.
Lo lamento mucho, pero debo preservar
el único recodo donde Dios en las tardes
va a descansar y a soñar por un hombre
justo, espiritual, más humano y menos letal.

¡Lo sé!… ¡Él también sabe que vendrá!

Un alto en el camino en la vía que conduce al Roraima, 
La madre de todos los tepuyes de La Gran Sabana, 
al sureste de Venezuela (Estado Bolívar). En su cima
 se desarrolla el final de mi novela La ventana de agua,
 Tercera y última de la Trilogía el Papiro. 
Tapado por mi sombrero el Kukenán, visto en su
misteriosa e imponente silueta en la foto de abajo. 

www.gransabanayroraima.blogspot.com


A mi espalda el enigmático Kukenán, el llamado Tepuy
de los muertos,donde inicia La Estrella perdidasegunda
novela de la Trilogía El Papiro. La foto fue tomada desde el 
campamento pemón (etnia indígena dominante en la Gran Sabana), 
asentado a orillas del río Tëk. (Estado Bolívar, Venezuela).-

PUEDES LEER GRATIS LOS PRIMEROS CINCO CAPÍTULOS DE LAS TRES NOVELAS DÁNDOLE UN CLIC A LA VISTA PREVIA DE LOS ENLACES PUBLICADOS EN LA COLUMNA DE LA DERECHA DEL BLOG.

jueves, 8 de noviembre de 2018

ALMORZAR CON LOS SUEÑOS

El fabricante de sueños (1987)
Autor: Diego Fortunato
Técnica: Acrílico sobre cartón
Tamaño: 66 x 48 cm.-
COLECCIÓN PRIVADA: Familia de Falco



ALMORZAR CON LOS SUEÑOS

De la misma forma
como te presiento eres.
Humano y celestial,
hermoso y omnipotente.
Eres el sueño,
el Dios olvidado
en el inconsciente,
pero hoy te invito
a estar un momento conmigo.
Quiero ver el día,
sus luces sin soles,
las cosas olvidadas,
las vidas acabadas,
para estar cerca
del amor y la esperanza.

Sacaré mi lonchera,
el estómago no espera,
menos los sueños y la razón.
Almorzaré con las ideas,
con los océanos y las letras
en los confines de la vida
porque todo está escrito
en el tiempo y la vida.


Almorzaré contigo… Otra vez…


La poesía ALMORZAR CON LOS SUEÑOS forma parte del poemario ACORDES DE VIDA de Diego Fortunato.







jueves, 19 de julio de 2018

MENTIRAS MUERTAS





La siesta
AUTOR: Diego Fortunato
TÉCNICA: Acrílico sobre tela
DIMENSIONES: 122x76.5 cm.
AÑO: 1986
COLECCIÓN PRIVADA


MENTIRAS MUERTAS

Se han ido al olvido
con sus engaños,
con su perversa maldad.
La confusión es la tumba de sus ideas.
El miedo abono de su aliento.
Su blasfemia temerle a la vida…
Vivir plenamente… Sin mentiras.

Sembraron dudas,
confundieron sin misericordia.
Manipularon la verdad sin piedad.
Son mentiras muertas
en el laberinto de las angustias.

El daño fue hecho.
El daño está hecho…
La compasión ha muerto.
No hay vuelta atrás.
Nunca podrán
reverdecer a la bondad
las mentiras muertas,
las que sembraron
dudas y pecado.
Yacen en un huerto
de negro estiércol
que divaga en la nada.

Algunas se aferran
al recuerdo,
tratan de sobrevivir,
pero moribundas
descienden
al pozo del infierno
que las vio parir.

¡No hay nada más bello
que la verdad!
La verdad es la vida,
los sueños y el conocimiento…
El amor y los sentimientos.
La verdad es la luz
de los sentidos,
la paz de los corazones…
¡El alma de Dios
hecha vida!


Diego Fortunato en Ponte di Mezzo, Pisa, Italia, 
lugar donde vivió durante un año.

jueves, 12 de julio de 2018

ESCUCHA EL DOLOR DEL MUNDO

Cualquiera diría que es una copia de la Mona Lisa (1998)
Pintor: Diego Fortunato
Acrílico sobre cartón 60 x 45 cm.
Colección Privada.



ESCUCHA EL DOLOR DEL MUNDO

Estuve en el principio del dolor,
donde la humanidad se desangra.
Donde la fe es negocio y burla,
imperio de conjuras
y capital sin cordura.
Estuve en el este y en el oeste,
en el norte y en el sur…
Con negros y blancos
y con hombres de ojos de alelí,
rasgados o rojos como el rubí.
En el Asia y en el África,
en Europa y América
y en las tierras lejanas,
y sólo encontré una religión…
¡La verdadera!... ¡La de los hombres!
¡La de los materialistas!
La de los seres que no creen en Dios,
mucho menos en Alá o Mahoma,
Buda, la Biblia o el Corán.
Que se burlan de la Tora de Moisés
y de las vírgenes y los santos,
así como de mí Espíritu Santo,
al igual que hacen con
Krishna y los devotos que lo siguen.
Tampoco en el Cristo que llevan
en sus cuellos como escapulario
cuando están en Wall Street
o en el burdel donde negocian
con maldad la vida de la humanidad.
Es la de los hombres
la religión que domina al mundo…
La más perniciosa y dañina,
la que con soberbia conduce
a guerras, muertes y al terror
por avaricia, prepotencia y ambición.
Y rezo:
Vivo, pero la violencia del hambre me tortura.
Vivo, pero el terrorismo aniquila mi alma.
Vivo, pero sollozo cuando crucifican a la compasión.
Vivo, pero la opresión y la maldad ofuscan mi ser.
Vivo, pero agonizo si no hay libertad ni expresión.
Vivo, pero, ¿dónde voy, si no puedo ser quien soy?
Vivo, pero me rebelo si no me dejan escribir.
Vivo, pero, ¿cómo puedo vivir sobre el dolor del mundo?
Vivo, porque soy un loco imposible.
Vivo, porque nací en este planeta chiflado.
Vivo, porque estoy enfermo de cordura.
Vivo, pero no puedo vivir si el hambre destruye a los míos.
Vivo, porque amo al amor y el amor todo lo puede.
Vivo, porque sin vida no podría escribir.
Vivo, para ser la conciencia de la humanidad.
Vivo, porque Dios es mi guía y yo su rebaño.





Diego Fortunato en Nueva York.
Al fondo las desaparecidas Torres Gemelas. 



sábado, 31 de marzo de 2018

FLORES MARCHITAS

Danzando hacia la primavera
Autor: Diego Fortunato
Técnica: acrílico sobre cartón
Tamaño: 66x48 cm.
Año: 1987
Colección Privada familia Tinoco



FLORES MARCHITAS

Todos los días se van.
A veces cientos de ellas.
Otras miles,
ciento de miles.
Algunas dejan huellas.
Otras se van al olvido.
Por un tiempo se anidan
en los recuerdos
luego parten a la eternidad
despojándose del olvido.
Vagan desnudas
por el tiempo.
Una vez fueron vida.
Ahora son flores marchitas.
Brindaron afecto y amor
a sus seres queridos.
Protección a los desvalidos.
Mimos y embeleso
a los retoños paridos.
Ahora son flores marchitas,
flores del olvido.
Algunas quizás vayan
al edén de los seres de fe.
Otros sólo quedarán
en las fronteras inmortales
de la nada y el abandono.

Son flores marchitas
que una vez dieron vida.
Todas se van…
Ninguna queda…
No hay soplo de vida.


El pintor y poeta Diego Fortunato con el recientemente fallecido cantante mexicano Juan Gabriel. Eran tiempos mozos, tiempos de felicidad y logros alcanzados.



lunes, 7 de noviembre de 2016

¿QUIÉN ERES?

La náufrago (2001)
Pintor: Diego Fortunato
Técnica: Acrílico sobre tela.
Tamaño: 120x90 cm.
Serie: Vitrales virtuales
Año:2001
Colección del pintor.



¿QUIÉN ERES?

Te encuentro en el viento.
En el suspiro que acaricia la flor.
En el aliento que ahoga mi alma.
Eres el todo en la nada de mi existencia
y siquiera sé quién eres.

Vivo arrullo de agua.
Piel al vaivén de olas sin lamento.
Locura del firmamento…
Estrella que ahogas la tormenta,
dime, por favor, ¿quién eres?

Entraré en la estancia del recuerdo.
En el murmullo de la luz
para saborear tú beso en el tiempo.
Límpida locura, alma sin cordura
que atrapas mi vida con ciego torzal,
de dónde vienes, ¿quién eres?

Danza impetuosa que acaricia la creación.
Estás allí, en toda tú hermosura,
hembra galana, mujer amada, sueño loco,
mujer mía que abrazo en el tiempo,
porqué me castigas con tú silencio.

LA POESÍA ¿QUIÉN ERES?  FORMA PARTE DEL POEMARIO CARICIAS AL TIEMPO DE DIEGO FORTUNATO


A LA DISPOSICIÓN EN...

En Amazon y todo el mundo




En CREATESPACE


EN SMASHWORDS

En eBay

En Suramérica

En España y toda Europa


martes, 15 de marzo de 2016

PROMESA

La gota que emerge (1993)
Pintor: Diego Fortunato
Técnica: Acrílico sobre tela
Tamaño: 150 x 100 cm.-
Serie: Horizontes perdidos
Colección Privada


PROMESA

Prometo
no olvidarte
en mis sueños.
Llevarte
dentro del alma
hasta más allá
de la inocencia
de un beso.
En el fuego
de una pasión
inextinguible…
Como el aire
de una caricia
peregrina.

Vagaré en la nada…
Vagaré en el todo…
Vagaré en tu piel.

Prometo
descansar
en el bosque
de eternos cipreses
que lloran recuerdos.
Cortejaré la morada
de los sentimientos
y en tu regazó
depositaré los afectos.

Vagaré en la nada…
Vagaré en el todo…
Vagaré en tu sed.

Prometo
oler el nido
sin descanso.
Absorber
la fragancia
del deseo…
Mi apetito
se desborda
en los espacios
de la vida.

Vagaré en la nada…
Vagaré en el todo…
Vagaré en tu miel.

Prometo
el todo en la nada
y me dejo llevar
por los suspiros…


Vagaré… Vagaré… Vagaré…


Promesa forma parte del poemario EL SUEÑO DEL PEREGRINO.

https://www.createspace.com/pub/simplesitesearch.search.do?sitesearch_query=DIEGO+FORTUNATO&sitesearch_type=STORE


viernes, 19 de febrero de 2016

ESTABA RECOSTADO SOBRE UN DESEO

Tiempo de amar (1985)
Pintor Diego Fortunato
Acrílico sobre tela 122 x 76.5 cm.
Serie MUJERES DE PIEL DE SOMBRA

Colección Privada familia Nigro.



ESTABA RECOSTADO SOBRE UN DESEO


Tirado en noche
oscura sobre el verde
y oloroso prado salvaje
y al abrigo de un paraguas
de estrellas, miraba al cielo
en busca de un lucero fugaz
para pedirle un deseo.

Estaba alejado del mundo,
de sus guerras criminales,
de sus odios infernales,
de sus luchas malditas
y violencia materialista.

Estaba ahí, donde la paz
puso su nido. Donde Dios
hace la siesta en días festivos.
Alejado de la eternidad
de las horas opacas y sin sentido.
De las luchas estériles de los poseídos
por el olor del dinero y la riqueza perversa.

Estaba en esa gran sabana,
hoy ungido paraíso terrenal,
que aún no ha sido contaminado
por la civilización siniestra y letal.
Estaba entre seres puros en humildad,
en el único recodo que se ha salvado
de la rapaz garra sucia e inmoral.

No sé si me perdonarán
mis hospedantes, los sabios
pemones, arekunas y demás,
pero se me hace necesario
revelar dónde estaba a fin
de enseñar al mundo
el ejemplo que ustedes dan.

Quizá los haré más adelante,
pero antes quiero terminar
con lo que había comenzado:
La noche se teñía de azul oscuro,
de ese color que nadie ha visto
ni yo sé descifrar. Mis ojos bien directos
no dejaban de apuntar al cielo,
mientras mis labios se desdibujaban
sin querer en sonrisa placentera.
No hay palabras, ni mano humana
que pueda atrapar ese momento.

Mientras suspiraba apareció una,
después otra y luego una legión más.
Eran tantas y tan rápidas,
que se me olvidaron los deseos.
Cerré los ojos suavemente y pensé:
Necesito un sólo deseo
para todas ellas y que todas juntas
logren realizarlo. Volví a suspirar
y pronto dije en mis adentros: “Señor,
Dios mío, devuélvele al ser humano
la espiritualidad perdida… ¡Por favor!”.

Al instante abrí los ojos y desde la pérgola
del cielo, las estrellas aún fluían
con fulgor, rapidez y reluciente armonía.
Parecían fuegos artificiales venidos
de las bóvedas del infinito desconocido.
¡Qué espectáculo tan magistral que ojos
humanos y radiantes pudieron ver y maravillar!

Me incorporé tranquilo. Sacudí
alguna paja que se había adherido
a mi camisa de lino y caminé lento
hacia la churuata, una especie de castillo
tejido con telarañas de palma moriche.
Suspiré otra vez, esta vez aún más profundo,
que creo que hasta en el fin del mundo
se escuchó su sentir. Acordeones,
una flauta y un violín sonaron en mí ser,
muy adentro, tanto que aún lo siento.
Fue la señal, no sé. No me atrevo a predecirlo.
Lo único que sé es que mi deseo pronto
se cumplirá porque el mundo ansioso está.

Volviendo a lo otro,
con mucha pena y obediencia
debo decir que me fue negado
y al mismo tiempo yo me lo he prohibido,
revelar dónde queda mi paraíso terrenal.
Está en la tierra, claro está.
Ni tan cerca ni tan lejos, dependiendo
de donde usted está. Pero una cosa
es cierta :¡Ahí no hay maldad!

Una pista les he dado
porque así me fue permitido.
No hay mal sentido en este relato.
Lo lamento mucho, pero debo preservar
el único recodo donde Dios en las tardes
va a descansar y a soñar por un hombre
justo, espiritual, más humano y menos letal.

¡Lo sé!… ¡Él también sabe que vendrá!


El pintor, poeta y escritor Diego Fortunato durante una parada obligada en los altos del río Tëk, en la Gran Sabana (Estado Bolívar, Venezuela) durante su expedición al Roraima, tepuy bautizado por los pemones, etnia indígena del lugar, como La Morada de Dios. Al fondo se observa en todo su misterioso esplendor al Kukenán (Matawi tepui), llamado por los indígenas Tepuy de los suicidios o Tepuy de los muertos debido a las tenebrosas leyendas que se tejen a su alrededor. A su costado derecho se eleva a los cielos el Roraima, el tepuy más alto de la Gran Sabana. Ambas elevaciones precámbricas forman parte importante del argumento de las novelas La estrella perdida y La ventana de Agua, los dos últimos libros de la Trilogía El Papiro de Fortunato.










miércoles, 10 de febrero de 2016

SI FUESE UN INSTANTE

Donde el amor pincela esperanzas
Pintor. Diego Fortunato
Técnica: Acrílico sobre tela.
Medidas. 120 x 90 cm.-
Año: 1990
Colección Privada



SI FUESE UN INSTANTE

Si fuese un instante,
y ese instante fuese ya,
dibujaría un mundo mejor,
lleno de alegría y paz.
Hermosas y risueñas
golondrinas vestidas
de amor esparcirían
por el sendero del infinito
un himno inmaculado
con olor a jazmín.
Sentado en el borde
del tiempo escucharía
como niño embelesado su canto
de quietud y hermandad.

Si fuese un instante,
y ese instante fuese ya,
cincelaría en el espacio infinito
una estatua de bondad eterna
sobre pétalos de rosa
y perfumados océanos de miel.

Si fuese un instante,
y ese instante fuese ya,
cabalgaría sobre corceles
de vida para derrotar
al hambre voraz
que como peste maldita
mutila y silencia la vida.

Si fuese un instante,
y ese instante fuese ya,
con lágrimas de júbilo
besaría al prójimo mío
y bendito por ser parte
y sueño de la vida mía.

Si fuese un instante,
y ese instante fuese ya,
rogaría a los cielos
por la armonía y la amistad
de todos los seres
del universo inmortal.

Si fuese un instante,
y ese instante fuese ya,
tejería sueños de libertad
sobre montes y praderas,
lagos, mares y ríos
para que en la tierra toda
germinen profundos
sueños de fraternidad.

Si fuese un instante,
si ese instante fuese ya,
abrazaría a toda la humanidad
y con susurro de querubines
le cantaría al oído
“¡Te amo por existir,
tanto como Dios
nos ama a todos por vivir!

El poema Si fuese un instante pertenece al poemario Palabras al viento de Diego Fortunato.

Libros de Diego Fortunato en papel (físico) y en formato digital –ePub, Kindle, iPad, iPhone y PDF- (Novelas, poemarios, ensayos y teatro) los puedes conseguir en